Microemprendimientos
ECONOMÍA,  EMPRENDIMIENTO

Microemprendimientos: La clave para el desarrollo económico y demográfico

Los microemprendimiento son actividades económicas innovadoras que se diferencian cualitativamente del resto. Tienen  tienen como misión principal alcanzar un objetivo social (y económico, de forma simultánea) empleando el capital con una perspectiva colectivista y, por supuesto, social. Y es que la innovación no solo se produce en grandes empresas de Silicon Valley.

Cuando se intenta favorecer la inserción social, la barrera económica suele ser la más difícil de derribar: el acceso a pequeñas fuentes de financiación favorece la inclusión de nuevos grupos sociales, que a menudo se encuentran desplazados dentro de la economía convencional.

Esto se relaciona principalmente con personas que no pueden o no quieren realizar un trabajo a tiempo completo.  Por ejemplo, debido a las responsabilidades: 

  • Cuidado de niños
  • Educación
  • Problemas de salud
  • Conciliación
  • Desplazamiento desde áreas remotas.

En este sentido, el trabajo por cuenta propia hace que el emprendimiento sea accesible y de bajo riesgo para una amplia variedad de poblaciones, y una solución al abismo demográfico al que se enfrenta España.

En qué consiste el microempredimiento

¿Pero en qué consisten exactamente los microemprendimientos? Inicialmente podríamos decir que, a una pequeña escala, se replican las mismas características que en cualquier otro proyecto empresarial en cualquier sector y fase de desarrollo: idea, estudio de mercado, plan de negocio, producción, comercialización…

Profundizando y particularizando un poco más, se trata de apuestas normalmente individuales o familiares, y que requieren de una baja inversión inicial (comúnmente denominado ‘‘microcrédito’’). Dentro de la economía, su forma jurídica puede encuadrarse dentro de la conocida como ‘‘economía informal’’ o ‘‘economía social’’, ya que quienes prestan una cantidad prácticamente simbólica de dinero para el emprendimiento no lo hace con criterios exclusivamente económicos, sino que tiene un carácter solidario, y no persigue ganar dinero. Además, los microemprendimientos presentan algunas características comunes: 

Características del microemprendimiento

  • El trabajo en equipo, con un compromiso y responsabilidad especial por parte de los integrantes de la pequeña empresa. Además, implica la aceptación de una persona que lidere el proyecto y una estrategia del tipo de negocio que se quiere llevar a cabo.
  • Necesidad de formación y capacitación constante a los cambios sociales y económicos del momento en el que se desarrolle el microemprendimiento.
  • Valores sólidos, con fuerte componente creativo, solidario y con gran conciencia de la comunidad.
  • De tamaño pequeño (menos de 10 trabajadores), que supone una opción al desempleo.

Tipos de microemprendimiento

Además, podemos separarlos en tres tipos:

  • Supervivencia: sin capital operativo (como por ejemplo, la venta ambulante)
  • Expansión: este tipo genera excedentes que permiten mantener la producción, pero no permiten el crecimiento.
  • Transformación: donde los excedentes sí permiten acumular capital

Así pues, los microemprendimientos van ligados a los microcréditos. Los microcréditos son, a fin de cuentas y de forma escrupulosa, préstamos de poca cuantía que financian una actividad que persigue generar ciertos beneficios. Su inicio se remonta a los años 60 por el conocido como ‘’banquero de los pobres’’, Muhammad Yunnus, Jefe del Programa Económico Rural de la Universidad de Chittagong, en la ciudad de Bangladés. Fue premiado con el Nobel de la Paz en 2006 por impulsar los denominados ‘‘microcréditos sociales’’, vinculados en su etapa inicial a los países en vías de desarrollo y enfocados a que los más desfavorecidos pudieran salir de la miseria. Después de casi 10 años dejando pequeños préstamos a la población más pobre y a pesar de que recuperó en todas las ocasiones el dinero de forma íntegra, no consiguió que los bancos tradicionales confiaran en este sistema. Su solución fue entonces crear el Banco Grameen, banco independiente para los más necesitados, sin necesidad de avalistas ni garantías reales, en el que replicó su voluntad inicial de que los objetivos sociales primaran sobre los financieros.

Actualmente, las microempresas ya no tienen un cariz únicamente social y económico, sino que además de contribuir a la inserción, empleo y progreso, contribuyen al poder competitivo e innovador. El microemprendimiento ya no es solo percibido como un bien social con poca inversión inicial sino como un vehículo para el espíritu empresarial. 

 

Ventajas de los microemprendimientos

  • Bajo capital y costes operativos en la etapa inicial
  • Definición particular del proyecto, junto con los logros y objetivos a alcanzar
  • Gran autonomía de decisión
  • Alta flexibilidad a los cambios
  • Mayor libertad horaria y rango de definición de salarios
  • Relación estrecha y directa con el cliente final

 

Inconvenientes de los microemprendimientos

  • Al contrario de un emprendimiento al uso hay una cierta tendencia a la disociación con respecto a la idea de negocio original.  Cierta tendencia a un desaprovechamiento del tiempo, lo que pudiera complicar la puesta en marcha del proyecto.
  • Falta de conocimientos específicos y necesarios para el área en la cual se está desarrollando el microemprendimiento, así como el estudio de mercado previo.
  • En cuanto a la parte económica, suele presentar ingresos inestables y falta de capacitación para el control administrativo.

Ofrecer formación, tiempo y una pequeña ayuda monetaria para la puesta en marcha para microemprendedores son ejemplos de buenas prácticas para poder ayudar a la gente que no cuenta con ello.

El desafío para muchos microempresarios es llevar a cabo un análisis en profundidad de su propia práctica y modelo de negocio. 

Es necesario identificar mejoras y oportunidades futuras. Por lo tanto, la verdadera necesidad es el asesoramiento especializado, la instrucción individualizada y la tutoría personalizada adaptada a las necesidades de cada uno.  Esto se podría ofrecer a través de una plataforma virtual o en persona.

Los vales de innovación, que ya existen en algunos países europeos para las PYME, pueden permitir que las personas que trabajan por cuenta propia compren servicios de consultoría y conocimientos innovadores.  Estos deberían generalizarse con el objetivo común de beneficiar a la comunidad más necesitada.